Elementos filtrados por fecha: Febrero 2019

 

Desde hace varias decenas de años se está experimentando un aumento progresivo de población que se concentra en núcleos urbanos. Asimismo, se estima que en el año 2050 el 66% de la población mundial viva en ciudades, por lo que habra que avanzar hacia un modelo de gestión y optimización de los recursos que sea altamente eficiente y que la racionalización del consumo de los mismos garantice la sostenibilidad de los ecosistemas urbanos.

En España, se supera ampliamente la media mundial, pues actualmente alrededor del 80% de la población vive en ciudades donde la mitad de la energía que se consume es en el ámbito residencial, lo que convierte a estas ciudades en verdaderos sumideros energéticos. Además, más del 20% del consumo energético nacional se destina a la climatización de los edificios, cuyos sistemas emplean fundamentalmente combustibles fósiles (gas natural, gasoil, carbón) que contribuyen a aumentar las emisiones, lo que incrementa los efectos negativos del cambio climático.

Sistemas de climatización con geotermia

En dicho contexto, los sistemas de intercambio geotérmico son unas soluciones de climatización renovable y altamente eficiente energéticamente que podran tener un papel significativo en el suministro y la demanda energética de las ciudades en su camino hacia una transición energética sostenible.

La generación de calefacción, refrigeración y ACS (agua caliente sanitaria) a partir de geotermia resulta una opción energética viable en prácticamente todo el territorio nacional, pues el terreno se mantiene a una temperatura estable, en la mayor parte de la Península entre 14 y 20 ºC, independientemente de la estación del año o de las condiciones meteorológicas facilitando la producción de calor y frío mediante el uso de bombas de calor.

Se trata de un sistema de climatización asociado a un intercambiador enterrado que puede integrarse en todo tipo de edificaciones (viviendas, edificios públicos, sector terciario), tanto nuevas como rehabilitación, y también puede instalarse en industrias para satisfacer la demanda térmica de las mismas. Son capaces de generar calefacción, refrigeración y ACS en la misma instalación de manera ininterrumpida durante las 24 horas del día los 365 días al año.

El circuito de intercambio geotérmico capta la energía del subsuelo a una temperatura relativamente baja. Mediante el uso de una bomba de calor incrementa la temperatura hasta el nivel requerido por el cliente. En verano el proceso se invierte inyectando en la tierra el calor procedente de la refrigeración. El rendimiento estacional (SPF) de un sistema de intercambio geotérmico con bomba de calor bien diseñado y operado alcanza un valor promedio en torno a 4; es decir, por cada unidad de energía eléctrica que usa el sistema geotérmico, se obtienen cuatro o más unidades de energía final en forma de calor o frío.

Ahorros en la factura de la luz.

Este tipo de sistemas de climatización proporcionan importantes ahorros en la factura energética mensual desde el primer momento y podrían resultar tremendamente valiosos para descarbonizar el parque de viviendas que actualmente cuenta con una enorme dependencia de combustibles fósiles (fundamentalmente gas y gasoil) y, consecuentemente, contribuiría a la transición energética de los núcleos urbanos.

Publicado en Blog