Como cada verano, llegan las olas de calor a España, que afectan especialmente al centro y sur peninsular donde los termómetros alcanzan las temperaturas más elevadas. Uno de los principales efectos de las olas de calor es el uso inadecuado de los sistemas de climatización.

 

 

Ante las olas de calor es fundamental seguir una serie de consejos para usar el aire acondicionado “con cabeza”: regular el termostato entre 23-26 ºC; bajar la temperatura a menos de 22-23 ºC no enfriará más rápido y resultará un gasto innecesario de consumo eléctrico; pequeña dosis de paciencia porque “normalmente, al llegar a casa el cuerpo trae el calor del exterior y necesita un tiempo para aclimatarse”; recordar que una diferencia térmica entre el interior y el exterior de la vivienda superior a 12 ºC origina cambios bruscos de temperatura que no son saludables; ajustar la temperatura de la habitación antes de ir a dormir; limpiar los filtros del equipo de climatización de forma regular para mejorar el rendimiento del equipo.

Publicado en Blog